La lesión cardiovascular sufrida por el trabajador durante el tiempo de descanso reglamentario dentro de la jornada de trabajo ha de considerarse accidente laboral y no enfermedad común.

Según indica el Tribunal Supremo, teniendo en consideración el artículo 156.3 de la Ley General de la Seguridad Social y el artículo 34.4 del Estatuto de los Trabajadores, el descanso durante la jornada laboral ha de computar como trabajo efectivo siempre y cuando así esté establecido o así se recoja en el convenio colectivo de aplicación o el contrato de trabajo.

Recuerda la Sentencia que el periodo establecido por ley de descanso obligatorio ha de disfrutarse en algún momento de la jornada a fin de poder descansar durante la misma, si bien no debe realizarse ni al principio ni al final de la jornada ya que en este caso hablaríamos de una reducción de jornada y no de periodo de descanso como tal.

Alega el magistrado que su consideración de accidente laboral tiene lugar ya que el tiempo de descanso tiene como objetivo “el carácter de seguridad y salud laboral asociado al mismo. Es decir, hay una implícita conexión con el esfuerzo (físico y mental) de quien presta su actividad; por otro lado, la breve duración y, sobre todo, la necesidad de reanudar inmediatamente la actividad productiva sugiere que estamos ante un tiempo vinculado al contenido del contrato de trabajo”.