Existen determinadas situaciones en las cuales los llamados a una herencia no están conformes con el contenido del testamento puesto que consideran vulnerados sus derechos o por no reunir este los requisitos exigidos legalmente, esta disconformidad puede ser total o parcial.

Para el caso que concurra alguna de las causas previstas legalmente que a continuación determinaremos, se podrá solicitar la impugnación judicial de testamento.

¿QUIÉN ESTÁ LEGITIMADO?

Todos los coherederos y legatarios de parte alícuota, podrán impugnar el testamento, si bien hay que solicitarlo previo a la aceptación de la herencia, pues de lo contrario se entiende que se ha reconocido el documento.

¿CUÁLES SON LAS CAUSAS PARA LA IMPUGNACIÓN?

  • Preterición: cuando el testador se ha olvidado de incluir en el testamento a uno de sus herederos forzosos, ya sea intencionalmente o erróneamente, como sucede en la mayoría de los casos cuando han nacido hijos después de haber otorgado testamento.
  • No respetar las legítimas: Toda herencia se divide en tres partes, siendo que una de ellas, la legítima, ha de repercutir obligatoriamente a los herederos forzosos establecidos por ley (descendientes, ascendientes).
  • Amenaza, intimidación, coacción o engaño: los testamentos realizados por encontrarse el testador bajo alguno de estos supuestos se considerarán nulos puesto que no estipular la voluntad real del testador.
  • Desheredación injusta: cuando un heredero haya sido desheredado injustamente, tendrá que reclamarlo judicialmente y demostrarlo, pudiendo llegarse a anular el testamento de confirmarse la injusticia realizada. Existen pocos tasados motivos por los cuales se pueda desheredar a un heredero forzoso en el derecho común.
  • Incapacidad del testador: los menores de 14 años y aquellos que no se encuentren en su cabal juicio no podrán otorgar testamento. Respecto de las personas incapacitadas judicialmente, habrá que estar a lo dispuesto en la Sentencia de incapacitación.
  • Fuera de ley: cuando existe falta notoria de requisitos legales.

¿EXISTE UN PLAZO PARA LA IMPUGNACIÓN DEL TESTAMENTO?

El plazo otorgado son 15 años desde el fallecimiento del testador o, si se desconociera este hecho, desde que recibió la copia autorizada.

¿SE PUEDE PROHIBIR LA IMPUGNACIÓN DEL TESTAMENTO?

No se prohíbe, pero sí que existe la llamada “cautela socini que es la disposición testamentaria en la cual el testador puede determinar que, para el caso que uno de los coherederos no atendiera a lo dispuesto en el testamento y reclamara algún concepto judicialmente, recibirá únicamente la parte que le corresponda por legítima.

¿QÚE EFECTOS TIENE?

La Sentencia que pone fin al procedimiento puede determinar que el testamento sea válido, total o parcialmente nulo.

Para el caso que estemos ante un testamento parcialmente nulo, para el caso que fuera necesario, tendrá que complementarse con la legislación común.

En el supuesto de que se considere nulo, habrá de determinarse la validez de testamento anterior, o si no hubiera, la herencia se sustanciará por lo determinado en la legislación vigente, encontrándonos ante una herencia sin testamento con necesidad de llevar a cabo declaración de herederos y llamando a los herederos según el derecho común.