La incapacidad laboral es la situación en la que un trabajador se encuentra imposibilitado, total o parcialmente, para desarrollar su trabajo. 

¿Qué tipos de incapacidades existen?

  1. A) Según la duración:
  • • Hablamos de incapacidad temporal cuando nos encontramos ante un supuesto de duración determinada y nunca mayor a los 180 días que permite la Seguridad Social española. Las más comunes son por enfermedades comunes o accidentes laborales que no conlleven un periodo de recuperación largo
  • • Hablamos de incapacidad permanente cuando el trabajador, tras haberse sometido al tratamiento prescrito, presenta reducciones anatómicas o funciones graves que disminuyan o anulen su capacidad laboral. Al contrario de lo que indica su nombre, esta incapacidad puede ser revocada posteriormente.

Este tipo de incapacidad se subdivide en las siguientes:

  • o Incapacidad permanente parcial para la profesión habitual (IPP), aquella que ocasiona al trabajador una disminución superior al 33% en el rendimiento, pero no le incapacita para desarrollar las tareas fundamentales.
  • o Incapacidad permanente total para todo el trabajo (IPT), aquella que inhabilita al trabajador para la realización de las tareas básicas para el desarrollo de la profesión, pero sí que le permite dedicarse a otra distinta.
  • o Incapacidad permanente absoluta para todo el trabajo (IPA), aquella que inhabilita al trabajador a prestar servicios en cualquier profesión u oficio.
  • o Gran invalidez (GI), aquella en la que un trabajador sufre perdidas anatómicas o funcionales y necesita asistencia de otra persona para llevar a cabo los actos más básicos y esenciales de la vida.
  1. B) Según la causa:
  • Incapacidad por enfermedad común, es la que tiene lugar cuando el trabajador padece alguna enfermedad o imposibilidad que no esté relacionada con el ámbito laboral.
  • Incapacidad por accidente laboral, cuando la de la que deriva la incapacidad ha tenido lugar por un accidente durante el desempeño del trabajo.

¿Pueden despedirme durante una baja laboral?

Aunque la norma general es respetar y cubrir las bajas de los trabajadores, la legislación sí que prevé que la empresa puede realizar despidos siempre y cuando sea por motivos y causas justificadas, sin contravenir los derechos fundamentales recogidos en la Constitución, pero no se puede alegar que el motivo del despido es la efectiva baja del trabajador, pues en ese caso, estaríamos ante un despido nulo.

Si esto ocurriera, el trabajador, continua de baja laboral hasta que se produzca el efectivo alta o determinación de una incapacidad, siendo en este momento cuando se hace efectiva la posibilidad de cobrar la prestación por desempleo.

¿Cómo se si tengo derecho a una incapacidad permanente?, ¿Cómo puedo solicitarla?

Para saber si existe el derecho a solicitar una incapacidad permanente en cualquiera de sus grados habrá que estar a los requisitos exigidos por la ley para cada una de ellas en lo referente a la cotización, alta y afiliación a la Seguridad Social.

La solicitud de reconocimiento de Incapacidad Permanente se hace a instancias del trabajador interesado, la Mutua o entidad colaboradora, o el Instituto Nacional de la Seguridad Social, quien ha de presentar toda la documentación requerida junto al formulario correspondiente.

Recibida la solicitud, se inicia la fase de instrucción. El INSS podrá solicitar complementar la documentación aportada y requerirá al trabajador para que sea evaluado por el Equipo de Valoración de Incapacidades (EVI) quienes realizarán una propuesta, la cual será vinculante para la resolución definitiva en la cual se reconoce o no la incapacidad permanente, para el caso que sea afirmativo habrá de determinar qué grado de incapacidad es, así como, la cuantía de la prestación a percibir en tal concepto.

¿Se puede impugnar la resolución definitiva?

Si, en caso de no estar conforme con la resolución dictada, esta puede ser reclamada. Esta reclamación tiene que ser primero en vía administrativa, y una vez agotada, se abre la posibilidad de acudir a la vía contenciosa.