Como consecuencia de la existencia de discrepancias a la hora de dividir la herencia de causante, la ley nos otorga este procedimiento para poder solucionar las controversias surgidas.

 ¿QUIÉN PUEDE SOLICITARLO?

Están legitimados para instar la división judicial de la herencia, cualquiera de los coherederos, así como legatarios de parte alícuota de la herencia, recordemos que estos únicamente pueden ser llamados a la herencia en virtud de testamento.

Por su parte, el Ministerio Fiscal será parte en representación de los menores e incapaces sin representación y a los ausentes en paradero desconocido.

Esta solicitud tendrá que ir firmada por Abogado y Procurador.

 ¿CÚAL ES EL PROCEDIMIENTO UNA VEZ SOLICITADA LA VÍA JUDICIAL?

La petición de división de herencia puede estar enfocada únicamente a la solicitud de división de herencia, o también se puede solicitar, de manera expresa, la intervención cautelar del caudal hereditario, así como la formación de inventario de bienes y derechos.

  • Para el caso que se solicite la intervención cautelar del inventario y formación de inventario, el Secretario Judicial convocará a las partes afectadas en el procedimiento a una junta de inventario de bienes y a su intervención. Esto sucede cuando hay discrepancia entre los bienes y derechos que han de conformar la herencia.
  • El siguiente o primer trámite, según si ha habido intervención y formación de inventario o no, es la Convocatoria de Junta de designación de perito, para el caso que haya bienes que deban ser tasados y evaluados; y contador-partidor, que será quien se encargue de llevar a cabo la partición del caudal hereditario con las valoraciones obtenidas de los peritos o acordadas por las partes, en su caso. A falta de acuerdo por las partes para su designación, esta se hará mediante sorteo.
  • Una vez designados peritos y contador-partidor, se pondrá a su disposición toda la documentación que acredite y justifique los elementos que componen el caudal hereditario, a fin de que pueda ser evaluado, liquidado y se realice una propuesta de partición de herencia, obteniendo como resultado un cuaderno provisional de división de herencia, en el plazo máximo de dos meses, determinando las particiones adjudicadas a cada parte.
  • Las partes del procedimiento podrán, en el plazo de 10 días, manifestar su conformidad con el cuaderno particional realizado o su oposición.

La conformidad unánime requerirá de la protocolización notarial, mientras que la oposición conllevará a una comparecencia de las partes y el contador para intentar llegar a un acuerdo.

Para el caso que hubiera común acuerdo, se aprobará judicialmente, y de lo contrario, el procedimiento continuará por los trámites del juicio verbal, el cual finalizará en virtud de sentencia salvo acuerdo previo entre las partes.

Es importante indicar que la ley prevé que los acreedores puedan oponerse a la partición de la herencia, es decir que no se entreguen los bienes y derechos a cada parte, hasta que se abonen sus créditos.