RECLAMACIÓN DE CANTIDAD EN MATERIA CIVIL

Se trata de una acción de reclamación pecuniaria entre partes, derivada de una relación contractual o no.

¿Prescribe el plazo para reclamar una deuda?

Sí. Los plazos de prescripción varían en función de la naturaleza de la deuda. Veamos las más comunes:

  • la acción hipotecaria prescribe a los 20 años
  • el plazo para las acciones generales a partir de la reforma del año 2015 es de 5 años (anteriormente era de 15 años)
  • las deudas tributarias o frente a la Seguridad Social prescriben a los 4 años
  • las deudas con abogados, notarios o registradores, entre otros, prescriben a los 3 años
  • las cantidades derivadas de la responsabilidad civil extracontractual prescriben en el plazo de 1 año.

¿Puede interrumpirse el plazo de prescripción? ¿Por cuánto tiempo?

Sí, bien mediante la reclamación por vía judicial, bien por reclamación ante el acreedor de forma fehaciente (por ejemplo, mediante burofax con acuse de recibo y de contenido o mediante requerimiento notarial) o mediante cualquier acto de reconocimiento de deuda por parte del propio deudor.

La interrupción de la prescripción implica la anulación del tiempo transcurrido, que volverá a contabilizarse de forma íntegra para el caso de no ejercitarse el derecho de reclamación en ese momento.

¿En qué consiste la reclamación de cantidad por vía judicial?

El trámite más común suele ser el del juicio declarativo que corresponda en función de la cuantía, es decir, el el interés económico de la demanda, que será la coincidente con la cantidad reclamada, si existe; o de cuantía indeterminada en caso contrario.

  1. El juicio verbal para reclamaciones de cuantía no superior a 6.000 euros.
  2. El ordinario para todas las demás (siempre con las excepciones de los procedimientos especiales por razón de la materia).

Por otro lado, se encuentra la opción del juicio monitorio, al que puede acudir cualquier acreedor independientemente de la cuantía reclamada. Se trata de un proceso rápido y ágil que permite reclamar cantidades siempre que éstas se encuentren acreditadas mediante un principio de prueba. Si el deudor se opusiera al abono de la cantidad reclamada, el juicio monitorio llegará a su fin, evacuándose entonces la reclamación por los trámites del juicio declarativo correspondiente en su caso.