SERVICIO DE MEDIACION, ARBITRAJE Y CONCILIACIÓN.

Antes de entrar al fondo del asunto, es importante indicar que cada Comunidad Auónoma tiene su propio organismo.

¿Qué es y par qué sirve?

La Ley Reguladora de la Jurisdicción Social, requiere en su artículo 63, que previo a la tramitación del proceso se lleve a cabo un intento de conciliación o mediación ante el servicio administrativo correspondiente.Habitualmente, el organismo encargado de llevar a cabo estas funciones son los organismos de Mediación, Arbitraje y Conciliación, SMAC en la Comunidad de Madrid.

La finalidad primordial de este procedimiento se encuentra en evitar el procedimiento judicial sin olvidar la eficacia jurídica que han de revestir los acuerdos alcanzados.

Aunque existen algunos procedimientos, ya sea por su urgencia, ámbito o causa, exigen la conciliación como requisito previo, pero sí la mayoría de ellas es perceptiva este intento de conciliación previa.

Para el caso que las partes llegaran a un acuerdo en el mismo se produciría la finalización del procedimiento, siendo que, por el contrario, la falta de acuerdo, abre la posibilidad de acudir a la vía judicial en reclamación de los derechos.

¿Cómo se lleva a cabo el proceso?

El acto de conciliación comienza con la solicitud realizada por una de las partes en la cual han de versar los objetos de controversia surgidos y respetando siempre los requisitos necesarios para su efectiva validez.

Esta solicitud suspende los plazos de prescripción de las acciones objeto de controversia, hasta un plazo máximo de 15 días, cuya reanudación se producirá al día siguiente de la celebración de dicho acto.

Consecuencia de la solicitud instada, el órgano competente fijará un día y una hora en el cual habrá de llevarse a cabo el acto de conciliación, siendo que las partes han de acudir a dicho acto.

Para la asistencia al acto no es necesaria la presencia de abogado ni procurador, si bien es cierto que siempre se aconseja asistir con abogado a fin de estar correctamente asesorado en todo momento ante la posibilidad de alcanzar un acuerdo y a efectos de que los derechos, ya sean del trabajador o la empresa, no se vean afectados.

El letrado de la administración de justicia encargado del procedimiento es quien ha de plasmar en el Acta resultante la avenencia o no de acuerdo.

¿Qué efectos produce el acuerdo de conciliación?

Lo estipulado en el Acta de conciliación con avenencia tiene el mismo efecto jurídico que el de una Sentencia, es decir, tiene fuerza vinculante entre las partes, siendo por ello que, para el caso que una de las partes incumpla, la otra podrá solicitar directamente al juzgado se proceda a la ejecución de la misma.

La diferencia entre un acuerdo ante el SMAC y una sentencia, radica en que el FOGASA (Fondo de Empleo de Garantía Salarial) no responde de las indemnizaciones acordadas en el SMAC pero sí de los salarios.

 ¿Están las partes obligadas a comparecer al acto de conciliación?, ¿Qué pasa si una de las partes no acude?

Si, la ley obliga a asistir al acto de conciliación, para el caso que alguna de las partes no acudiera desplegaría unos efectos que varían según la incomparecencia sea del solicitante o del requerido.

  • Si no comparece el solicitante, y no media ninguna causa justificada, se procederá al archivo de las actuaciones, teniéndose por no presentada la papeleta y, por ende, no se producirá la suspensión de los plazos de prescripción.
  • Si la no comparecencia fuera por parte del requerido se hará contar en el Acta el cual reflejará que se habrá intentado la conciliación sin efecto. Este extremo puede ser causa de imposición de costas para el caso que no mediare causa justa para la incomparecencia o incluso sanción pecuniaria.

¿Se pueden impugnar los acuerdos alcanzados en este acto?

Si, las partes pueden impugnar estos acuerdos, aunque es complicado en la práctica toda vez que la nulidad únicamente se produce cuando exista vicio en el consentimiento otorgado ya sea por haber mediado engaño, coacción, obligación o se desconocía lo que se estaba firmando.

La impugnación se tiene que realizar dentro de los 30 días hábiles siguientes a la celebración del acto ante el Juzgado de lo Social competente.